29/12/2013 - 12:11 am Consejos

Cuando la moto es porfiada como una mula

Muchas veces la máquina avisa y nos confiamos que podemos apurar un poco más esa batería (leer más)

Muchas veces la máquina avisa y nos confiamos que podemos apurar un poco más esa batería a la que cada día le cuesta más poner en marcha el motor, o la cadena de la transmisión que nunca engrasamos ni la mantenemos en la tensión adecuada, pero al final, inexorablemente, se cumple la ley.

Sin duda que “más vale prevenir que curar” llevando un plan de mantenimiento sagrado, sin embargo, en este reportaje entregamos algunos tips para solucionar esos pequeños problemas que surgen cuando la “joyita” moto no se pone en marcha y se pone porfiada como una mula.

Cuando la moto está… sin luz
El interruptor de luces
Puedes estar convencido de que tú siempre lo dejas puesto para no olvidarte de llevar las luces encendidas, pero algún niño en el garaje puede haberlo apagado sin que lo supieras. De todas formas, siempre es mejor apagar las luces antes de arrancar el motor, para no sobrecargar la batería.

Comprueba la batería
Las vibraciones de la moto juegan malas pasadas, entre otras, aflojar los tornillos. En tu último uso de la moto puede que se haya aflojado alguno de los terminales de la batería y, como ya estabas en marcha, no te has enterado.

Ampolleta fundida
Posiblemente, sólo te hayas fijado en la luz de posición delantera. Mira al piloto trasero y, si éste se ilumina, está clarísimo: la ampolleta se ha fundido.

Fusible fundido
Comprueba en la caja de fusibles si el del alumbrado se ha fundido. En muchos casos, la misma caja incluye un fusible de repuesto que no debes olvidar reponer. Sustitúyelo por uno del mismo tipo y amperaje. Si el problema persiste, no gastes más fusibles, debe haber un corto en alguna parte y deberás llevar la moto al taller. Evita puentear el fusible con un trozo de cable.

Cuando todo falla
La cosa se complica y te va a llevar más tiempo solucionar el problema. Todo apunta a que se ha desconectado un contacto, un cable se ha roto, o, tal vez, se ha provocado un cortocircuito tocando el cable al bastidor (en la zona de la pipa de la dirección, por el desgaste de la funda), de ahí que, en este caso, se fundan todos los fusibles que pones. Es un trabajo laborioso y metódico. Necesitas un polímetro para verificar la continuidad del cableado. Si no te atreves, llévala a un taller.

Cuando el motor… no gira
Cortacorrientes en OFF
El “bendito” niño que se dedica a tocar las motos en el estacionamiento volvió a hacer de las suyas: Puso el interruptor del cortacorriente en OFF y nos causó un susto. Tan sencillo como ponerlo en ON y acelerar a fondo.

Accionar embrague
Se supone que es tu moto y lo deberías saber, pero en algunos modelos hay que accionar el embrague para que la máquina arranque (el famoso niño dejó una marcha puesta). En los scooters lo mismo: acciona una de las dos manillas de freno.

Batería con poca carga
Puede ser que la batería esté descargada. Algo de carga le podía quedar para encender la luz en el apartado anterior, pero no la suficiente para hacer girar el motor de arranque. Si ya tiene cerca de cuatro años, está en las últimas.

Pata cortacorriente
Han dejado la pata de apoyo puesta (otra vez el niño del garaje) y su cortacorriente impide que funcione el motor. La recoges y solucionado.

Cuando todo falla
De nuevo una conexión suelta o floja te puede dar un disgusto. Comprueba los extremos de la batería (si están un poco flojos no pueden dar la intensidad de corriente que requiere el motor de arranque) y los conectores del botón de arranque, así como los de las manillas.

Cuando la moto… no arranca
La avería de los pobres
¿Has comprobado si tienes gasolina en el depósito? Los modelos con algunos años encima (y sobre todo los de off road) llevan un grifo de gasolina; mira a ver si lo tenías en cerrado o tienes que pasar a reserva.

¿Has apurado la reserva?
Hay veces que por apurar demasiado la reserva, los pozos que quedan en el fondo del depósito pasan al filtro de gasolina y terminan por obstruirlo, impidiendo que fluya la gasolina. Revisa también si alguno de los ductos de combustible está estrangulado.

Respiradero obstruido
Abre el tapón del depósito y, si notas que tenía hecho el vacío en su interior, es síntoma de que el agujero del respiradero del tapón de gasolina se ha obstruido. En motos off road, comprueba si el ducto que hay en el tapón está estrangulado.

Problemas en la inyección
La idea es que cualquier avería en la inyección se muestre previamente encendiéndose la luz amarilla del tablero, incluso indicando el número de avería del componente que está fallando por medio de un código tipo morse.
Se deberías oír primero, nada más dar al contacto, el zumbido de la bomba de gasolina. Si no se oye, por ahí van los problemas.

Fallos en el encendido
Revisa los cables de la bujía y que su respectiva pipa esté bien conectada. Si no es este el problema, saca la bujía y comprueba que da chispa.

Fallo en la codificación electrónica
¿Has desconectado la alarma de tu moto? En otros modelos se cuenta, de serie, con cerradura electrónica (tipo Honda HISS). Cuando introduces la llave en el contacto, deja de parpadear un LED marcado como CODE, pero si sigue parpadeando, todo apunta a que se ha perdido la información de la codificación. Mal asunto.

Cuando todo falla
Es raro que ocurra de la noche a la mañana. Lo suyo es que el motor te avise antes de que algo ya mal. Puede ser que haya perdido compresión por una válvula de escape que cierra mal. Ya son palabras mayores.

Cuando la moto… se para
El motor está frío
Acciona el estárter para enriquecer la mezcla y comienza a desactivarlo conforme va tomando temperatura.

El motor está ahogado
Todo lo contrario: has abusado demasiado del arranque y el motor está inundado de gasolina. Sigue intentando arrancarlo sin accionar el estárter y sin acelerar.

Bujía sucia
Revisa los cables y las pipas, y verifica que salta bien la chispa de la bujía en los electrodos. Comprueba que la separación de los electrodos es la que recomienda el fabricante y limpia la bujía de suciedad en la cerámica interior (con un palillo) y en los electrodos (con un cepillo de púas).

Conductos de gasolina obstruidos
La gasolina no fluye como debiera y no se entrega la cantidad suficiente para mantener el motor funcionando. Revisa el estado del filtro de gasolina y si hay algo estrangulado. En los motores de carburación, limpia con aire comprimido los surtidores y el filtro que se encuentra en su entrada.

Cuando todo falla
La cosa se complica si al llegar aquí tu moto no está en marcha. Hay que revisar a fondo el motor, y no es ésta una tarea que se pueda resolver en un garaje con la dotación de herramientas que incluye la moto. Puede que se hayan aflojado los tornillos del iniciador y que haya cambiado el avance de encendido, o que el cilindro/segmentos/pistón estén desgastados, o los accionamientos de válvulas, consumo excesivo de aceite… Tienes que decidir si llevar la moto al taller.