02/12/2013 - 7:44 pm Mototest

Kawasaki Versys, una fiel compañera

La Kawasaki Versys es un concepto de moto que permite a todo tipo de usuarios disfrutar al máximo en una infinidad de condiciones diferentes. Con sólo probarla una vez es suficiente para confirmar que es una moto realmente divertida y fácil de pilotar.

Si por algo se caracterizan las motos naked o trail de media cilindrada es, sin duda, por su facilidad de conducción, comodidad y adaptación casi instantánea.
Y esta Kawasaki Versys tiene esa mágica capacidad de parecer tu moto de toda la vida desde el mismo instante en que te sientas sobre ella.
El manubrio queda a una altura perfecta, y los pedales se posicionan en el punto perfecto a pesar de que su asiento se sitúa bastante bajo, ganando así seguridad los nuevos motoristas que son gran parte de su mercado potencial.

Además, con la pantalla más ancha y regulable en tres posiciones, la protección aerodinámica es realmente efectiva y adaptable.
Estamos ante un bicilíndrico paralelo de 650cc. que en su aparición en el 2007 se encargaba de relevar a uno de los mejores propulsores de la historia del motociclismo reciente: el 500 proveniente de la GPZ que impulsó otros muchos modelos de la marca.

Proporciona 64 CV, lo que desde luego no es una cantidad excesiva, y si buscas grandes prestaciones quizá te equivoques de moto. En cambio, si deseas  suavidad, progresividad, bajo consumo y vibraciones casi inexistentes para un gran bicilíndrico, estás ante el motor ideal.

El motor se muestra siempre dispuesto, con buenos bajos y muy aprovechable en toda la gama lo que hace que salgas disparado de las curvas independientemente de la velocidad que tengas engranada, lo que combinado con la facilidad de manejo y suavidad de todo el conjunto te permiten ir a ritmo alegre de manera muy sencilla.

En zonas reviradas el equilibrio del conjunto es perfecto y carácter no le falta. Gracias a la palanca que haces con el manillar los cambios de dirección son muy rápidos y seguros. La horquilla invertida hace un trabajo tan perfecto que deja en evidencia al amortiguador trasero que es más discreto pero, también, eficaz. El conjunto absorbe sin dificultad cualquier irregularidad del terreno y el equilibrio del conjunto es acertado.

En cuanto a los frenos, el tren delantero está por encima en cuanto a prestaciones y dosificación que el trasero, si bien es cierto que a no ser que vayas acompañado o por tierra, no lo apreciarás realmente.
Estamos ante un modelo que puede cubrir las necesidades de muchos motoristas. Desde aquellos que buscan una alternativa más sólida y con mayor radio de acción que un scooter o también los que quieren tener su primera moto, que les sirva para todo y, por supuesto, que quieran disfrutar de sus primeros viajes sobre dos ruedas. Aquí, su buena protección aerodinámica, sus prestaciones correctas harán las delicias de los motoristas noveles.