03/01/2018 - 8:46 pm Deportes

Roczen casi pierde el brazo

El Mundial de Supercross dará inicio a una nueva temporada el próximo día 6 de enero en el Angel Stadium de Anaheim. Ken Roczen protagonizará su regreso a la competición después de una lesión que haría peligrar su carrera. El alemán forma parte de los tres pilotos con más opciones al título, junto al piloto de KTM Marvin Musquin, y al astro Kawasaki Eli Tomac.

Ken Roczen es el piloto más carismático del panorama actual del Motocross. Su estilo estético encima de la moto, su positividad fuera de ella, y sus títulos de campeón a un lado y otro del mundo cuando aún tiene 24 años hacen que su figura incluso transcienda a su labor deportiva. En el año que hemos dejado atrás, Roczen perseguía el único título pendiente para conseguir ganar en todo lo que ha participado. Pero una aparatosa caída le truncó sus planes.

El piloto alemán era el fichaje estrella de Honda, y todos esperaban que se proclamase campeón del mundo de Supercross. Roczen no defraudó y ganó las dos primeras carreras del año con autoridad. Sin embargo, también en Anaheim, tercera cita del año, sufría un grave accidente que le producía múltiples fracturas en su brazo izquierdo. Ken ha afirmado durante estos meses como los médicos temieron por la amputación de su miembro, e incluso ha llegado a pensar que su vuelta a las carreras no sería posible.

11 operaciones más tarde, y tras año de recuperación física y mental, Roczen vuelve a la competición este sábado 6 de enero en Anaheim, California, escenario de la primera prueba del Mundial de Supercross.
El piloto de Mattsted centrará todas las miradas en el Angel Stadium, incluso más que los favoritos al título, Eli Tomac (Kawasaki) y Marvin Musquin (KTM).
Los medios americanos que siguen su evolución en los entrenamientos incluso suman a Roczen a este dúo de candidatos al título.