05/01/2014 - 1:01 am Varios

La leyenda de los Bosozoku

Para algunos se trata de la tribu más violenta en la historia motoquera nipona. Para otros son simplemente pintorescos pilotos que iniciaron la customización o tunning en las motos.

“Bosozoku: tribu violenta sobre ruedas”. Así es como traduce wikipedia esta palabra que identifica a uno de los grupos motoqueros más controvertidos de la historia.
Este clan apareció en los años cincuenta en el mismo Japón, justo en el momento en que la industria nipona iniciaba su remontada tras la Segunda Guerra Mundial.

Son conocidos por infringir las normas de tráfico, se saltaban los semáforos sin ninguna contemplación, conducen a alta velocidad por las calles o manejan a 5-10 km/h en grandes grupos que entorpecían el tráfico y aterrorizaban a casi todo el mundo con sus motores a escape libre. Incluso es común que se pasearan por las calles con banderas imperiales insultando a todo el mundo y lanzando cócteles molotov contra los autos o personas que se los enfrentaban.
Tanto llegó a crecer el fenómeno en Japón que la policía llegó a destinar un departamento exclusivamente para escoltarlos cuando entraban en un pueblo y así intentar minimizar los peligros que esta gente suponía para los ciudadanos normales.

Se hacían notar
Así como dan miedo, los Bosozoku fueron pioneros en la transformación de sus motos, y en ellas podemos encontrar detalles chopper, café racer y tunning. Aunque lo que más llama la atención de estas máquinas no eran los tapabarros recortados, los respaldos exagerados, ni los carenados aparentemente fuera de lugar y varias tallas más grandes de lo que le correspondería a la motocicleta, sino lo colorido de sus decoraciones. En algunos casos estos colores se utilizaban para identificar el grupo al que pertenece la moto y el propietario.

Lo que también encontramos en muchas de estas motos son banderas con el sol naciente o logos identificativos de la tribu.
El apartado estético tenía mucho valor, aunque en otras partes del mundo una moto de este tipo seguro que levantaría las burlas de más de uno.
Los integrantes de este tipo de tribus (generalmente mayores de 20 años) también tienen una indumentaria bastante definida, presidida por un abrigo largo o guarda polvo con anagramas bordados en la espalda. Como detalle curioso muchos llevan mascaras quirúrgicas para evitar problemas respiratorios. Esta imagen la han exportado a algunos cómics Manga o incluso han inspirado personajes en películas como Akira.

En el momento en que aparecieron podían ser un movimiento de protesta contra la rígida sociedad japonesa, pero creo que con el tiempo este tipo de protesta se diluyó bastante hasta llegar a ser un movimiento “cultural” más del país, seguramente despojado de cualquier ideología política pero conservando la simbología del imperio japonés como algo admirado pero sin conocer lo que realmente significó en su momento y contexto histórico.