20/01/2014 - 10:11 am Mercado

Los 10 scooters con más capacidad de carga del mercado

Uno de los aspectos esenciales a la hora de elegir un scooter es su capacidad de carga porque define en gran medida el servicio que nos va a prestar. Estos son los mejor capacitados para no echar de menos el maletero de un auto.

Vía Solomoto
El sentido práctico es una de las principales razones de ser para un scooter y los fabricantes agudizan el ingenio para que el diseño y la mecánica se adapten a la máxima capacidad de carga posible. Y ésta se concentra bajo el asiento porque las guanteras son de ayuda, pero muy limitada a la hora de transportar nuestros enseres.

Auténticos maleteros
La cuestión es ¿cuáles son nuestras necesidades? Hay gente que con poder dejar su casco integral tiene suficiente pero la mayoría necesita todo el espacio posible para llevar todas esas cosas que nos acompañan a diario. Por eso hay un buen puñado de maxiscooters y megascooters con gran capacidad. ¿Y esto qué quiere decir? Que podemos alojar, por lo menos, dos cascos integrales bajo su asiento, lo que equivale a un rango entre 40 y 50 litros,dependiendo del diseño de cada maxiscooter.

Esto significa más capacidad en muchos casos que los baúles más aparatosos de la industria auxiliar y permite guardar no sólo cascos sino transportar un ordenador portátil y la compra diaria.

Suzuki fue la primera marca en ofrecer semejante capacidad de carga con su Burgman 650 a principios de la década pasada. Se trataba del primer megascooter Gran Turismo y ponía el listón muy alto para la competencia que vendría después, obligándola a ingeniárselas para ofrecer un hueco para dos cascos integrales.

Pero quizá tuvo más mérito todavía extrapolar una capacidad similar a su pequeño Burgman 125 que hoy en día continua siendo una referencia en esta cilindrada gracias a su singular hueco en su ensanchada parte trasera.

También tuvo su importancia la llegada del Piaggio X-8 y el Yamaha X-Max, dos scooters muy populares a mediados de la década pasada y que a pesar de sus líneas compactas estaban capacitados para guardar sin problemas dos cascos integrales y algunas cosas más gracias a la buena labor de sus diseñadores e ingenieros.

Estos precedentes han hecho casi obligatorio que un maxiscooter deba ofrecer bajo su asiento espacio suficiente para guardar dos cascos integrales.
Este es el grupo de los elegidos:

Kymco Super Dink 125/300: en su hueco largo que recorre todo el asiento caben dos cascos integrales, uno en cada extremo y más objetos entre ambos. Hay que buscar la posición ideal y algunos cascos de calota grande pueden plantear algún problema pero en general no tendremos dificultades para guardarlos.

Peugeot Satelis 125: Al hueco se accede como si de un maletero de tratase, al más puro estilo automovilístico. Podemos alojar dos cascos pero apenas deja sitio para guardar más cosas, aunque la nueva generación ha ganado espacio al fondo del hueco que podemos aprovechar para guardar una cadena antirrobo.

Piaggio X-10 125/350/500: Es uno de los espacios más amplios porque bajo su enorme butaca dispone de un espacio de las mismas dimensiones que lo recorre por completo. Equivale a 52 litros. Esto hace muy sencillo guardar dos cascos sin obligarnos a buscar la posición ideal de los cascos como en la mayoría de la competencia. El casco de atrás está descentrado hacia la derecha para poder guardar más objetos en el lado izquierdo.

Suzuki Burgman 125: Su hueco de 41 litros permite guardar dos cascos integrales sin ningún problema gracias al especial diseño que permite ubicarlos a lo ancho, dejando espacio para guardar algunas cosas más en la sinuosa prolongación que tiene en la parte delantera.

Yamaha X-Max 125/250/400: Los 47 litros que disponía en su primera versión se han mantenido en las sucesivas como uno de los puntos clave de su éxito. Y es que tiene mérito ser capaz de ofrecer semejante capacidad en una carrocería tan estrecha, incluso en la cilindrada de 400 cuya mecánica no ha sido un obstáculo para asegurar las mismas prestaciones que sus hermanos de menor cilindrada.

Kawasaki J300: Al ser un scooter derivado del Kymco Super Dink, mantiene su buen volumen de carga, en este caso para un casco integral y otro jet, además de aprovechar el espacio restante para guardar otros pequeños objetos. Kawasaki sacrificó algo de capacidad de carga respecto al modelo base -en el que sí caben holgadamente dos integrales- ya que prefirió montar un asiento de ergonomía diferente.

BMW C650 GT: su espacio es suficientemente amplio y aprovechable para guardar dos cascos integrales sin la más mínima estrechez. Además permite alojar algunos objetos más gracias a una capacidad anunciada de 60 litros que se antoja un poco optimista si tenemos en cuenta las cifras de la competencia y significaría el récord absoluto.

Honda Forza 300: el renovado megascooter japonés también ingresa en este selecto grupo gracias a su amplio vano bajo el asiento suficiente para almacenar dos cascos integrales y algún objeto más. En el catálogo de la firma de ala se encuentra además un vehículo que, a pesar de que su trayectoria comercial ya es dilatada y está llegando a su fin, se trata todavía de uno de los megas con más almacenaje del mercado, el Honda SW-T 600: bajo el asiento dispone de espacio para alogar dos cascos integrales holgadamente. Su diseño a dos alturas no es un inconveniente para transportar algún maletín u ordenador portátil.
Suzuki Burgman 650: con 50 litros de capacidad bajo el asiento no tendremos problemas para guardar dos cascos integrales y aún encontraríamos espacio para guardar más objetos.

SYM Joymax 125/300: Este novedoso scooter taiwanés cuenta con un amplio espacio bajo el asiento con una capacidad anunciada para poder guardar dos cascos integrales y un diseño muy similar al Kymco Super Dink o el Yamaha X-Max. Pero realmente es casi imposible alojar un integral en su parte más profunda, algo parecido a lo que sucede con el Kymco Super Dink pero más acusado. De hecho, y a pesar de que el espacio es muy aprovechable para albergar muchas cosas cuando está vacío, es un hueco para un casco integral y un jet.

Como vemos es obligado que un megascooter ofrezca, al menos, capacidad para dos cascos integrales, sobre todo si su orientación es GT y todos cumplen a rajatabla esta premisa. Por eso los más deportivos como el Yamaha T-Max 530, el Gilera GP800 o el Aprilia SRV 850 están en clara desventaja aunque a sus usuarios no parece importarles mucho, sobre todo en el casco del japonés, todo un fenómeno superventas desde hace años.Pero hay una excepción en el grupo de “megas” deportivos y es el BMW C600 Sport que ha sido capaz de solventar los problemas de carga de sus rivales gracias a una ingeniosa idea llamada “Flexicase”. Su hueco en principio es para un casco integral que podemos guardar holgadamente junto con más objetos pero cuando estacionamos el scooter nos da la posibilidad de liberar una trampilla para ganar bastante profundidad y guardar otro casco más.