05/11/2015 - 9:24 am Consejos

Mantenimiento moto: Altura del asiento

La altura del asiento es una de las medidas más importantes de la moto e influye tanto en la comodidad de uso como en la manejabilidad y seguridad de los menos altos.

La altura del asiento es una de las medidas de las motocicletas que más interesan a una buena parte de los usuarios, pues nada es más incómodo y hace sentir más desconfianza que no llegar con los pies al suelo cuando se está maniobrando a baja velocidad o en los momentos de subir y apearse de la moto.

Además de influir claramente en la confianza del conductor, lo hace también en la comodidad, pues del triángulo formado por el manubrio, el asiento y el estribo depende en gran medida la ergonomía de la motocicleta.

Las posibles soluciones para adaptar la altura del asiento a la talla del conductor son varias, y hay que distinguir entre transformaciones definitivas y modificaciones a voluntad de la geometría. La solución más normal desde siempre ha sido transformar el almohadillado del asiento, desmontado su funda y recortando la materia esponjosa que la rellena.

La verdad es que el resultado no es todo lo efectivo que sería deseable, pues se consigue más un efecto óptico que una disminución real de altura de muchos milímetros. Como el asiento original se aplasta al descargar el peso del usuario, la diferencia real tras la transformación no es demasiada.

Determinadas marcas ofrecen la posibilidad de comprar la moto ya con un asiento más bajo que el original, con lo que se sirve la unidad sin el asiento de serie y con el opcional instalado.

La última posibilidad, la más deseable al menos a primera vista, es la del asiento cuyos apoyos en el bastidor pueden moverse a mayor o menor altura, lo que desemboca en ese mismo efecto al colocar el asiento y afianzar sus anclajes. Según fabricantes y modelos hay casos en que se modifican dichos apoyos con una simple manipulación, mientras en otros casos es necesaria la herramienta que equipa la propia moto, pero siempre es sencillo de realizar para que el conductor lo pueda hacer al momento y sin ayuda especializada.