19/09/2017 - 3:34 pm Deportes

Rossi se pone a prueba y podría correr en Aragón

Aunque sólo han pasado 18 días desde que el nueve veces Campeón del Mundo pasara por el quirófano para someterse a la operación de la doble fractura de tibia y peroné, parece que no está dispuesto a perderse más Grandes Premios y ya se ha subido a la YZF-R1 en el trazado de Misano.

No se le puede negar a Valentino Rossi la fibra de campeón que tiene. Apenas 18 días después de la caída y operación por la fractura de tibia y peroné de la pierna derecha, hizo de tripas corazón y se volvió a subir a una Yamaha R1M, la versión de calle de su M1 de competición, ataviada además con los colores de la MotoGP y con el 46.

El objetivo, regresar este fin de semana en Aragón y no quedarse ya materialmente fuera de la pelea por el Mundial. Aún al 50% puede quedar entre los cinco primeros por moto y por talento.

La primera jornada fueron cuatro vueltas, poco concluyentes. Vale pidió más tiempo, y Yamaha se lo concedió. Hoy, por si acaso la lluvia no le dejaba mañana, ha vuelto a pista, dando esta vez 20 vueltas, dos tercios de una carrera, pese al frío, el viento y la lluvia del circuito de Misano, cerca de su casa y de donde se produjo la lesión practicando enduro.

Sin conclusiones oficiales, su padre Graziano, que ayer avisaba que le dolía la pierna mucho aún, ha hecho las únicas valoraciones en la RAI. “Vale está mejor, casi bien. Tiene que decidir entre hoy y mañana si puede correr el domingo en Aragón, y soy optimista. Como papá diría que Valentino no podrá correr, pero como amigo, diría que sí. Lo veremos”.

Yamaha, que tenía ya listo su sustituto, tampoco se pilla los dedos y deja la decisión en manos de Valentino: “La sensación de Valentino y sus impresiones, han mejorado. Mañana seguirá un examen médico para verificar el positivo progreso experimentado en la rehabilitación tras el cual él tomará la decisión de correr o no en Aragón”, aseguran.